lunes, 12 de septiembre de 2011

Fenómeno social de la educación

LA EDUCACIÓN COMO FENÓMENO SOCIAL

Comenzando desde la fibra más sensible de la sociedad, al referirnos a la familia en sentido restringido, tomado del concepto de Augusto Cesar Belluscio, la siguiente formulación, diciendo que es aquella que comprende solo el núcleo paterno-filial, denominado familia conyugal, es decir, la colectividad formado por el padre, la madre e hijos que viven con ellos o que están bajo su autoridad. Puedo encauzarme hacia el primer punto de mi trabajo, el propósito fundamental de la mujer en el hogar, en cuanto al aspecto de la crianza de sus hijos desde el punto de vista metafísico, que surge, no del derecho positivo, que aun hoy en día afirma lo contrario, sino aquella que surge  del derecho divino o natural. Analizando la literatura referente a la educación de este primer aspecto, me di cuenta de la necesidad de irme más al fondo de lo que aparentemente parece ser la situación actual de la comunidad moderna, que cada día más se adapta a las circunstancias que la rodean, según pasan las generaciones y se modifican las costumbres y leyes del hombre en la tierra. Vemos que el fenómeno de la educación intrafamiliar se ha ido alejando mas y mas en manos de parientes cercanos, de los educadores privados, de los colegios, madres sustitutos, el televisor, el internet, las influencias externas del mundo virtual y real que nos rodea, y demás factores posibles de mencionar, que tienen el aspecto de poder influencial sobre los hijos. Importante es mirar la historia de cómo ha ido degenerando la preponderancia de la mujer,  su importancia en la educación y crianza de sus hijos en el hogar, como este concepto para el mundo moderno de hoy ha sido tomado, aun en muchas congregaciones, como un arcaísmo de carácter obsoleto. Veamos que el aspecto dogmático religioso tiene sus argumentos válidos como respaldo y apoyo en lo dicho anteriormente. En el pasado, aun en Colombia veíamos fundada el androcentrismo en el mayor porcentaje de las sociedades humanos, en donde esta autoridad de parte del sexo masculino fue tomada como preeminencia en todo aspecto de la vida comunitaria, como en la del mismo Estado, la iglesia, el hogar, la educación y el derecho. Más que todo era el varón que empeñaba el rol de dominador y sostenía a la familia trabajando, como lo narra la palabra de Dios, con el sudor de su frente, para así mantener a su casa de las necesidades primordiales. Mientras que la mujer tuvo más que todo el protagonismo en la parte del hogar. Siendo aquello hoy día como razón de muchos reformas de la misma legislación nacional e internacional, en cuanto a la igualdad, la discriminación y temas análogas. Miramos más a fondo, porque este fenómeno de la educación según mi opinión, en este primer aspecto de la madre de familia, viene siendo algo muy fundamental para aun una sociedad entera. El descuido de parte de la mujer en cuanto a la educación de sus hijos, ha sido proporcionado por muchas razones, los cuales todos beneficiaron ese degenere de sus hijos, que mas tarde en la vida crecerán como personas sin moral ni ética y sin conciencia hacia lo bueno, que es causa de toda esa corrupción, vicios, injusticias y demás características sociales hoy visto en la cotidiana realidad. A cualquiera es dejado en mano ese trabajo, de la educación de los hijos, no sabiendo el daño que hace la madre quizá inconscientemente por su adaptación a este mundo moderno y vil, es el tío homosexual, el primo violador de niños, la suegra lleno de mañas de alcahuetería, el abuelo pedófilo, el televisor y el internet llenos de pornografía, el vecino carnalizado o abundantemente concupiscente y semejantes personajes o medios, las cuales están expuestas como una cuna en donde están puestos los hijos. En vez de que es la misma madre la encargada de este punto tan importante de la sociedad, la educación de los hijos, ella, la madre, es la más indicada por este labor tan eminente, y no otro.  Como nosotros lo podemos ver claramente también  en el libro de la Republica de Platón, el cual en el primer libro, donde se narra el dialogo entra Sócrates y Polemarco, los cuales emiten un tema acerca del hombre justo, preguntando si de verdad el justo es lo que parece, o simplemente una perfecta disfraz, semejante situación que se presenta cuando la madre deja a sus hijos en manos de personas del cual sugiere que nada malo pueden hacer. Sócrates a partir del concepto: ‘la justicia consiste en obligar a nuestros amigos y en perjudicar a nuestros enemigos’,  comienza  a refutar al respecto, diciendo que el que pensamos que es justo o malvado, bien puede ser todo lo contrario, que es luego lo directamente opuesto a lo que dijo el sabio Simónides, porque allí, para los que se equivocan en diferenciar al justo del malo será justo entonces perjudicar a los amigos, puesto que los consideran como malvados y hacer bien a sus enemigos por lo mismo. Igualmente hará la mujer, al colocar estas supuestas personas buenas y justas al encargo de la educación o cuidado y crianza de sus hijos. La Biblia dice, maldito el hombre que confía en el hombre, habla acerca del hombre natural y por lo tanto carnal, la Palabra de Dios, en el libro de los Romanos capitulo siete versículo diez y ocho dice: ‘yo se que en mi, esto es, en mi carne, no mora el bien;  porque el querer el bien está en mi, pero no el hacerlo. Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero eso hago. Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mi ´, así que como antes claramente dije, que la única indicada preponderantemente en cuanto a la educación de los niños es la madre y nadie más. A pesar de todo hay muchos autores que dicen que la salida de la mujer de este puesto en el hogar no ha sido algo tan grave para el núcleo familiar, o mejor denominado como la célula familiar, del cual está compuesta todo el tejido social y todos los órganos del Estado mismo. La incorporación de la mujer a la educación superior o al trabajo común y muchos otros factores que le han impedido a la mujer esa primordial labor de la educación de sus hijos, ha sido fatal para toda la sociedad. Se influenciaría la comunidad en todos los aspectos del sentido de la palabra ´bueno´, si esos hijos fueron criados como debe ser de parte de sus madres que los engendraron, siendo levantados con ese temor de Dios y ese respeto, así haciendo del fenómeno de la educación un herramienta primordial en beneficio de una sociedad entera, no por nada dice la sagrada Biblia en el libro de primero de Timoteo capitulo dos, versículo quince, refiriéndose  la mujer: ´pero se salvara engendrando hijos,´ el cual está escrita por una clara razón, debido a la suma importancia de la influencia de la mujer que se debe dirigir hacia los hijos, educándolos y cuidándolos, tan importante considerado aun, que de esta manera se salva, ya que la palabra se extiende a mucho más que al solo engendramiento. Como también la Sagrada Biblia dice en su texto, para ir terminando este primer aspecto del fenómeno de la educación, en el libro de los proverbios capítulo veinte y nueve, versículo quince: ´ la vara y la corrección dan sabiduría; Mas el muchacho consentido avergonzara a su madre´. Esto lo suma todo, la madre si algún día quiere recoger buenos frutos de sus hijos, tendrá que educarlos como aun la misma palabra  de Dios se la aconseja, para así evitar la vergüenza futura, el cual es en perjuicio de la sociedad y el país entero.

Ahora quiero adentrarme más hacia la importancia de la educación primaria y básica, que se encarga de educar a los niños y jóvenes menores de la comunidad. Porque claro está que los niños son el futuro de la sociedad, los cuales en gran parte son formados en los colegios, de parte de sus maestros y profesores, que diariamente les enseñan, y por lo tanto guían hacia una oportunidad de poder ser influenciadores de la misma sociedad en potencia, en un futuro muy cercano. Ellos se podrán considerar como un libro en blanco en el cual todavía está escrita nada, ni lo malo ni lo bueno han hecho, completamente limpio y listos para comenzar la vida. Son los niños a las cuales se educan, como lo pone el doctor Cid, semejantes a un disco duro, aptos para empezar a grabar lo que se percibe con los sentidos, los cuales pueden ser, por esta misma razón, afectadas no solo fisiológicamente sino también psicológicamente en su desarrollo en cuanto a todo lo que van a ser o  pensar en un futuro, por causa de lo que es enseñado y lo que les rodea. Miramos por lo tanto la influencia tan grande que el medio social ejerce sobre el fenómeno educativo e igualmente la influencia que la educación (ya sea de manera favorable o desfavorable) puede ejercer en el medio, pudiendo ella  favorecer en un cambio social, o, a lo contrario, una influencia desfavorable hacia la sociedad si mal manejado. La educación es un fenómeno social, el cual se puede trabajar en beneficio de la sociedad, mas, si miro la sociedad de esta nación, que prefiere tomar como mas importante la enseñanza en las escuelas, como lo establece aun la misma Constitución Política Colombiano, en su artículo sesenta y siete: ´En todas las instituciones de educación, oficiales o privadas, serán obligatorios el estudio de la constitución (…)´, al contrario de lo que dice la Carta en su artículo sesenta y ocho, que lo cito con mucha indignidad: ´En los establecimientos del Estado ninguna persona podrá ser obligado a recibir educación religiosa (…)´. Viendo que lo primordial en la educación no debería ser la ley de los hombres sino la de Dios, el cual es la fuente de todo poder, y quien da por su Espíritu Santo, lo cual ningún hombre puede dar mediante sus leyes, tratados y derechos, el Espíritu de Dios, el cual da aquello que puede sacar un país de la letrina de la maldad, en el cual se encuentra, por medio del amor, el gozo, la paz, la paciencia, la benignidad, la bondad, la fe, la mansedumbre, la templanza, contra los cuales no hay ley. Es una realidad que la educación bien manejada podrá ser un fenómeno social que puede incidir en un posible cambio social de manera benéfica. Esto, más específicamente en cuanto a la colectividad o una apreciable parte de la sociedad, podrá afectar condiciones y maneras de vida de la organización de esta  misma sociedad, ya sea en gran parte o quizá en su totalidad. Porque no es solo considerar el aspecto externo de la corrupción y la violencia que se vive en una sociedad, es buscar más a fondo donde está la raíz de todo problema, cual es el mal fundamental que ha sido puesto por un mal arquitecto, para saber donde arrancar lo malo y poder tirar un fundamente nuevo, firme y limpio, sobre el cual se podrá hacer algo nuevo, un nuevo comienzo y allí se verá la importancia de comenzar desde aquella núcleo fundamental de la sociedad, más específicamente hacia los hijos, quienes están listos para aprender mediante la educación de parte de esa madre y colegio, el cual tiene ese gran labor de formarlos. Así como cuando un cuerpo está contaminada por la afectación de un virus, en donde se debe analizar a fondo por el microscopio a cada célula del cuerpo para ver qué hacer, para darle la solución a la patología y así sanarlo, se debe ir a comenzar en la sociedad a mirar esa célula o núcleo fundamental de la sociedad, el cual es la familia. Pero, en este caso los hijos, los cuales podrán desarrollarse de manera normal, y no de manera de una célula cancerígeno maligna que se prolifera de manera descontrolada, terminando matando todo el tejido social, si no será tratado por la medicina de la educación, que, si bien manejado, podrá ser un medio de cura para todo el cuerpo social en todos los aspectos. Miramos otro detalle, ya que la educación como fenómeno social y algo que puede alterar la sociedad, el cual está sujeto a cambio, tiene que ver inmediatamente con la innovación cultural y renovación, por lo tanto puedo afirmar que ella por lo tanto se presta para ser un agente macro de cambio social. También la transmisión de valores de una generación a otro forma el fenómeno esencial de la educación, ya que estos son los que explican el deber ser moral y aun jurídico, porque estamos obligados a cumplir una norma jurídica, no solo porque es un mandato respaldado por la necesaria coerción o la voluntad de un legislador, sino porque esta inherente a la persona humano sentirse obligado a realizar el valor contenido en una norma, ya sea jurídico u espiritual, o sea, los valores de lo santo y de lo justo. Si, esto es lo que le falta a la generación de maestros que enseñan y educan esos jóvenes y niños, y son ellos que tienen esa laguna en ese aspecto, lógicamente como una razón de deducción se puede afirmar que habrá un perjuicio para la sociedad, ya que eso, lo que estos educadores van sembrando hoy en los corazones de los jóvenes, es lo que mañana la sociedad ira a recoger. Hasta aquí entonces mi punto de vista en cuanto al fenómeno social de la educación y con mis respectivas argumentaciones planteadas. La educación por último, es entonces una piedra que desecharon los edificadores viendo estos a mas importante otras cosas, pero que ha venido a ser cabeza del ángulo, por razón de todo lo que hemos visto anteriormente y en cuanto a lo que puede llegar a hacer, si es manejado con sabiduría de lo alto, en beneficio del bien de todos.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada